La Liga española arranca sin sus favoritos

La Liga española arranca sin sus favoritos