CORDOBESES VARADOS EN UN CRUCERO EN EL ATLÁNTICO